Manifiesto cinérgico

 

¿Cuántas veces hemos salido del cine, hemos ido a tomar algo y allí, en aquel bar, con nuestros amigos, han surgido largas tertulias improvisadas sobre la película que hemos visto? ¿Cuántas veces hemos comprobado entonces cómo nuestras impresiones e ideas crecían y mutaban? ¿Y cuántas veces, al salir del bar, hemos pensado que ojalá alguien hubiera grabado aquella desenfadada, a veces acalorada, divertida y siempre enriquecedora conversación? Por supuesto, todas son preguntas retóricas y, al mismo tiempo, el germen de esta revista.

 

A lo largo de los años, hemos tenido apasionantes intercambios de opiniones con amigos de múltiples campos: filólogos, filósofos, historiadores de arte, psicólogos, escritores, abogados, antropólogos,… Todos ellos unidos, eso sí, por nuestra inquebrantable cinefilia.

 

Cinergia pretende recoger y desarrollar ideas de distinta procedencia, con el denominador común del cine y las artes visuales. No es una revista de actualidad y tampoco pretende serlo de crítica stricto sensu. Queremos abrir puertas que miren al pasado, al presente y al futuro. Queremos rescatar, revisar, reformular. Queremos subvertir, asociar y extrapolar. Queremos transmitir nuestra pasión por el cine en toda su extensión. Por eso, aquí tendrán cabida análisis sesudos y desvaríos bizarros. A veces, incluso, será difícil saber si se trata de una cosa o de la otra. Como la vida, el cine puede ser una gran broma que hay que tomarse muy en serio.

 

La larga gestación de Cinergia ha hecho que los artículos hayan crecido hasta llevarnos a un número de salida especial. En las páginas que siguen a este editorial, conviven Lars Von Trier y Balzac, Jarmusch y Mallarmé, Pedro Costa y Michel Chion. Vemos qué tienen que ver los bosques con la crisis, los zombies con la sociedad moderna y la sexualidad con el patriarcado. Recuperamos una película fantasma que nos explota en la cara. Y en nuestra sección Bizarria, enfrentamos a los caballos antagónicos de Béla Tarr y Spielberg, Zygmunt Bauman visita a los Simpson y Harry Powell renace en la noche del epectador..

 

Por si alguien no lo había pillado aún, Cinergia es la sinergia por y para el cine, la suma de reflexiones sobre el cine desde diferentes ángulos y perspectivas. Pero también un cambio de acento (de la segunda a la tercera sílaba) nos da otra interpretación igual de válida: cine y energía, porque el cine es lo que nos une a todos, lo que nos alimenta. En invierno, más.