Arranca el D'A

Acceso a toda la programación del D'A 2022



Vuelve el D’A. Y con él, vuelven las colas y los corrillos, los encuentros y los reencuentros, las confirmaciones y los descubrimientos. Vuelven las salas llenas. Desaparece la mascarilla. Vuelve la máscara. Vuelve el cine.


La 12ª edición del Festival de Cine de Autor de Barcelona se abre y se cierra con sendas películas de producción nacional dirigidas por una mujer. Toda una declaración de principios. Alcarràs, el histórico Oso de Oro de Carla Simón (Estiu 1993) inaugura mañana el certamen por todo lo alto. Lo clausurará Cinco lobitos, debut en el largo de Alauda Ruiz de Azúa, que arrasó en el Festival de Málaga. Para la primera ya no hay entradas pero, tranquilos, que se estrena el viernes. Además, el D’A tiene mucho más que ofrecer, y buena parte de dicha oferta nunca llegará a salas comerciales. Repasemos algunos títulos de cada sección.


Direccions


La sección Direccions incluye los últimos trabajos de 14 directores más o menos consagrados, algunos ya habituales del festival, a los que no podemos permitirnos perder la pista. Así, se recupera The Souvenir (2019), de Joanna Hogg, para acompañar el estreno de su secuela: The Souvenir: Part II. También desde Inglaterra nos llega el último Terence Davis, Benediction, mejor guión en San Sebastián.

Bruno Dumont recluta a la actriz Léa Seydoux y aborda la telebasura en France. Mia Hansen-Løve dobla la apuesta reuniendo a Tim Roth, Mia Wasikowska y Vicky Krieps para llevárselos a Fårö, o lo que es lo mismo, La isla de Bergman. La triada francesa se completa con Christophe Honoré y su troupe de teatro en plena pandemia de Guerantes.

El mexicano Michel Franco, del que todavía resuena su polémico Nuevo orden, también cuenta con Tim Roth para protagonizar, junto a Charlotte Gainsbourg, su particular disección de la institución familiar en Sundown. Incluso Apichatpong Weerasethakul, del que todavía se puede ver una interesante exposición en la Fabra i Coats, pone un rostro bien conocido, el de Tilda Swinton, a su Memoria. El cineasta tailandés ganó con este film el Premio del Jurado en Cannes, ex aequo con Ahed’s Knee del israelí Nadav Lapid, otro nombre imprescindible que también participa en esta sección del D’A.

El prolífico e infalible Hong Sang-soo (Delante de ti), los cortos del maestro Tsai Ming-Liang o el regreso de Miguel Gomes (siete años después de la monumental Las mil y una noches), esta vez co-dirigiendo con su colaboradora habitual Maureen Fazendeiro, son otros de los alicientes de Direccions.



Talents


Una de las mayores satisfacciones del cinéfilo es ver cómo se consagra un/a director/a a quien habías descubierto y aplaudido cuando apenas era conocido. Talents nos ofrece esta posibilidad con 13 primeras o segundas películas de autores de todo el mundo.


Entre las óperas primas, encontramos la gallega Eles transportan a morte (Samuel L. Delgado y Helena Girón), mejor película de Novos Cinemas, con unas imágenes de gran calado expresivo para acompañar a una expedición marítima en el siglo XV. Seleccionada en la Quincena de Realizadores de Cannes y, posteriormente, premiada en Reikiavik o Sao Paulo, Clara Sola (Nathalie Álvarez Mesén) nos traslada a un pueblo remoto de Costa Rica para presentarnos a una mujer de 40 años en otro tipo de viaje, místico, sensual y liberador. Ojo también, en un registro completamente diferente, a la comedia absurda y negra de Plumas (Omar El Zohairy). Gran Premio de la Semana de la Crítica y premio FIPRESCI en Cannes, Plumas denuncia el machismo en la sociedad egipcia transformando, literalmente, un marido en un pollo.

Dos autores que hacen su debut en solitario son la libanesa Mounia Akl (Costa Brava, Líbano) y el francés Samuel Theis (Petite Nature). Después de una obra colectiva, que inauguró la Quincena de Realizadores de 2017, Akl presenta un drama familiar y social de resistencia rural. Con Clara (Libertad) Roquet como coguionista, Costa Brava, Líbano ha pasado por Venecia, Londres, Toronto o Sevilla, donde obtuvo el Gran premio del jurado. Theis, por su parte, uno de los tres directores de Mil noches, una boda (2014) nos cuenta ahora la historia de un preadolescente completamente autónomo.

Se presentan con su segundo largo el italiano Yuri Ancarani y el boliviano Kiro Russo, cineastas con trayectorias paralelas. Los dos han necesitado cinco años para dar continuidad a su carrera después de un exitoso debut. Compartieron sección en Locarno 2016 y ambos fueron premiados, con The Challenge y Viejo calavera, respectivamente. Por si fuera poco, sus segundos trabajos coinciden en otorgar un gran protagonismo a las ciudades en que se han rodado. En Atlantide Ancarani muestra una Venecia de lanchas veloces y jóvenes a la deriva. Con El gran movimiento, Russo realiza un retrato de La Paz como un espacio saturado y oscuro.


Transicions


Emergentes o con una trayectoria ya consolidada, los nombres propios de esta sección ofrecen obras difíciles de clasificar, que se mueven entre dos aguas. De los 12 títulos que la componen, destacamos tres de nacionalidad francesa. Bruno Reidal (Vincent Le Port), un retrato duro y austero de un asesino de 17 años, es un debut de impacto, bien recibido en Cannes. También con protagonista adolescente, nos llega Petite Solange, cuarta película de Axelle Ropert, galardonada con el prestigioso premio Jean Vigo. El actor Mathieu Amalric, por su parte, presenta la que es ya su séptima película como director. Abrázame fuerte sigue de cerca a una mujer y madre a la fuga, encarnada por la reincidente Vicky Krieps.


De oriente, apuntamos en la lista la japonesa Hauruhara-san’s Recorder (Kyoshi Sugita), vista en San Sebastián o Marsella, donde fue premiada por el jurado y por el público. En su tercera película, Sugita reflexiona en voz baja sobre el luto. El gran cineasta chino Jia Zhangke apadrina el debut en la ficción del camboyano Kavich Neang, White Building, otra muestra de resistencia ante la deshumanización de las sociedades modernas.



Un impulso colectivo


La sección consagrada al cine en ebullición del panorama español ofrece una programación amplia, con un total de 12 largometrajes y 32 cortometrajes. En primera línea encontramos nombres ya habituales en el circuito nacional de festivales pero también con proyección internacional como Meritxell Colell, que presenta Dúo tras conseguir el premio a la mejor dirección en el Festival de Málaga, o Lois Patiño, que está por partida doble con cortometrajes premiados y seleccionados en Berlín, Cannes y Toronto: El sembrador de estrellas y Sycorax, codirigido junto a Matías Piñeiro.


Un impulso colectivo acoge películas que abordan la encrucijada social y política actual, la memoria histórica y la experimentación formal. Encontramos los últimos trabajos de Lluís Galter, que estrena Aftersun, Carolina Astudillo con Canción a una dama en la sombra o Diana Toucedo con Tatuado nos ollos levamos o ponso. También vuelven al festival Laura Rius Arana (Les filles du feu), David Pantaleón (Réquiem por la fiesta) y Victor Moreno (Lovebirds). La apuesta de la sección se amplía y arriesga, en sintonía con un cine español que, alejado de grandes focos, genera discursos propios desde los márgenes.