20 Oct 2017

Es curioso, viendo la primera tanda de cortos a competición de la 50ª edición del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, pensé que todos tenían voluntad de largo, que más que contarnos una historia en cinco minutos, sus autores buscaban postularse como futuros directores rentables en taquilla (algo perfectamente lícito), presentando lo que podrían ser, en realidad, fragmentos extraídos de un largometraje.

20 Oct 2017

CIFRAS Y NACIONALIDADES

Sitges está determinado a seguir siendo un festival monstruoso, no tanto por el contenido de parte del género en que está especializado, como por la ingente cantidad de películas (alrededor de 200 largos), secciones (14) y propuestas de todo tipo que incluye. Este año, quizá por aquello del 50 aniversario, incluso ha sido un día más largo de lo habitual. Al final uno acaba relajándose y montando su propio recorrido, lo que le puede llevar, como es mi caso, a perderse la mitad de las películas de la sección oficial a concurso. Y es que, además, el número de títulos en competición ha vuelto a verse incrementado a 34 (cuatro más que el año pasado), rompiendo la progresiva (y prometida) reducción iniciada tras el récord de 40 títulos en 2014.

A pesar de la imposibilidad de abarcar una parte realmente significativa de la programación, y de esos distintos recorridos individuales consecuentes, parece generalizada la impresión de que la 50ª edición del Festival Internacio...

6 Oct 2017

La viñeta que encabeza este texto es obra del gran Jaume PERICH (1941-1995), y se publicó en El Correo Catalán con motivo de la primera edición del Festival de Sitges (en realidad, aún no tenía la categoría de festival) allá por el año 1968.

En Internet se pueden encontrar fragmentos de crónicas de aquellos poco lustrosos inicios, seguro que llenos de anécdotas, derivadas de la falta de medios. Parece que en esa precariedad se gestó ya el espíritu burlón de uno de los certámenes cinematográficos más adorados por un público fiel. Según me han contado, la ausencia de subtítulos para la mayoría de películas extranjeras, motivó la aparición de un orador que, forzosamente, debía reinterpretar el relato.

Para un servidor, el Festival de Sitges empezó unos veinte años más tarde…

Recuerdo mis primeras escapadas adolescentes, los aparadores decorados, algún que otro susto (pre-Zombie Walk) de gente disfrazada, los paseos al Hotel Melià a ver si caía algún famoso,… A veces no llegaba a ver ninguna...

Please reload