25 Apr 2017

Nunca hemos dispuesto de tantos medios para hacer cine como hoy en día. Cámaras, dispositivos móviles, programas de edición y nuevas plataformas de distribución facilitan que podamos contar historias a través de imágenes en movimiento. Nunca fue tan necesaria la existencia de plataformas y eventos para visibilizar trabajos hechos con infraestructuras mínimas, a veces precarias pero no por ello carentes de imaginación y arrojo.

El pasado 9 de abril se clausuraba la primera edición del Craft Film Festival Barcelona, premiando, a votación del público, la película Andrés lee i escribe (Daniel Peralta, 2016), un trabajo que quizás no ejemplifica formalmente la diversidad de las propuestas incluidas en el certamen, pero sí el espíritu de resistencia que supone posicionarse como artista en un mundo en el que vivir exclusivamente de la creación es todo un reto. Las derivas del protagonista entre un puesto de operario en una fábrica que lo sustenta y su trabajo como actor, escenificando cuadros...

Please reload